• J3M

Papás y mamás solares, generando energía limpia por el futuro de sus hijos.


Michael, Christian, Rocío o Juan Carlos son padres de familia que viven vidas diferentes pero tienen dos grandes cosas en común. Tienen unos hijos e hijas que cuidan, educan y protegen con ese amor incondicional tan poderoso como para cambiar el mundo. Y tienen paneles solares en el techo de sus casas generando energía 100% renovable. Quizá no fueran conscientes de ello, pero en el siguiente artículo vamos a contar la historia de cómo cuidar de sus hijos les llevó a tomar la decisión de generar energía limpia.


Vivimos hoy tiempos de crisis, la epidemia de COVID-19 nos ha enseñado que la naturaleza puede frenar nuestros sueños y hacer nuestra vida más difícil. La siguiente gran crisis será la provocada por la emergencia climática. Llevamos años oyéndola venir, con emisiones de carbono que aumentan año tras año, acelerando el aumento de temperatura del planeta, afectando al ser humano con eventos meteorológicos extremos que en la forma de temporales de frío y nieve, sequías e inundaciones son la primera ola de un nuevo clima caótico e impredecible para el que el ser humano no está adaptado.


Y tal como para el COVID-19, la humanidad fue capaz de crear una vacuna que nos salvará de vivir enmascarados y confinados, para el cambio climático tenemos una solución. El virus que ocasiona el cambio climático son las emisiones de carbono generadas por las energías fósiles: el petróleo, el gas y el carbón. La vacuna son las energías renovables. Si de una forma acelerada, reemplazamos las energías sucias por energías limpias, lograremos frenar el calentamiento global y mantendremos unas condiciones en la Tierra aptas para el ser humano. Si no nos vacunamos de este mal y seguimos empleando energías fósiles, viviremos en un planeta con unas condiciones muy duras para las futuras generaciones.


Así pues, hubo un día en que Rocío decidió generar energía solar en el techo de su casa. Su motivación era ahorrar en la factura de la luz, pero también vivir en un hogar más sano y sostenible. Parecía una buena decisión invertir en un hogar que por más de 30 años dejará de pagar por la energía en su factura de la luz. La suma de todo esa ingente cantidad de ahorro que logrará le permitirá invertir en la educación de sus hijos, en un buen colegio o la mejor universidad. El amor por sus hijos le llevó a invertir en su futuro y le convirtió en una mamá solar.


En el caso de Michael, siempre disfrutó de la naturaleza y eso ha estado muy presente en la crianza de sus hijos. En el techo verde de su casa, rodeados de árboles, el huerto y animales; hace 2 años que genera energía renovable con un generador solar fotovoltaico. Sus hijos crecen subiendo al techo y viendo cómo los paneles aprovechan la energía del sol para autoabastecerse de energía. Es un entorno limpio, un paisaje de montañas en el que poquito a poco se están educando en el cuidado del planeta. No en vano, les tocará a esos pequeños ser la joven generación que enfrente al cambio climático en la etapa más difícil. La humanidad tiene hasta el año 2050 para convertir sus sociedades en neutras en carbono. Los niños y niñas de hoy serán los protagonistas de esa gran revolución verde que salvará al planeta. Los papás y mamás solares de hoy, son los que están sembrando esta nueva generación solar.





0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo